Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Felicidad

Tener muchos pasatiempos no es algo malo

Ser un entusiasta de los pasatiempos no significa tener una mente dispersa.

Mattheiu Comoy / Unsplash
Source: Mattheiu Comoy / Unsplash

Algunas personas acuden a terapia sintiéndose abrumadas e inseguras acerca de su tendencia a retomar y dejar pasatiempos por capricho. Hacen preguntas como:

  • “¿Por qué me siento tan disperso/a, saltando de un interés a otro?”
  • “¿Es normal querer aprender tantas cosas o simplemente estoy evitando comprometerme?”
  • “¿Por qué siento que no estoy sobresaliendo realmente en ningún área a pesar de mis muchas actividades?”

La omnipresente narrativa cultural a menudo celebra la especialización, lo que hace que quienes tienen intereses multifacéticos se sientan fuera de lugar. La sociedad ha valorado durante mucho tiempo la profundidad por encima de la amplitud, equiparando el dominio en un solo campo con el éxito y el propósito.

Esto ha generado una ansiedad colectiva: el miedo a perder la oportunidad de convertirse en un experto. Debido a esto, sentimos una presión subyacente para encontrar esa “única vocación verdadera”, exista o no para nosotros, y apegarnos a ella, por temor a que un amplio espectro de intereses indique una falta de concentración o dedicación.

Sin embargo, ¿qué pasaría si esta curiosidad multifacética no fuera un signo de indecisión sino más bien un indicador de la búsqueda de una vida que valore las experiencias diversas, las emociones profundas, el crecimiento personal y la sabiduría? En este contexto, muchos ahora están reevaluando sus dudas.

Se dan cuenta de que sus innumerables intereses podrían allanar el camino hacia una vida rica en experiencias e introspección. Además, estas diversas actividades podrían protegerlos del deterioro cognitivo relacionado con la edad.

¿Múltiples pasatiempos? Creando la “buena vida” con cada uno

La búsqueda de la felicidad y el significado a veces puede eclipsar la esencia misma del viaje, y las personas se concentran tanto en el destino que pierden de vista las experiencias a lo largo del camino.

Un artículo de 2021 en Psychological Review profundiza en esta comprensión. Tradicionalmente, nuestras nociones de una buena vida han estado arraigadas en el bienestar hedónico (búsqueda de placer) o eudaimónico (centrado en el significado). Sin embargo, este artículo introduce el concepto de riqueza psicológica como un componente integral de una vida plena.

Entonces, ¿qué es una vida psicológicamente rica y cómo se relacionan los pasatiempos con este concepto?

En lugar de centrarse únicamente en la felicidad o el significado, las vidas psicológicamente ricas se caracterizan por un mosaico de experiencias intrigantes y transformadoras. La paciencia que se adquiere al tejer, la disciplina de las artes marciales o el cambio de perspectiva de la fotografía liberan nuestra mente y nuestro espíritu. Con cada nuevo pasatiempo, diversificamos la narrativa de nuestra vida y experimentamos la liberación de ver el mundo a través de múltiples lentes.

Los indicadores críticos de quienes llevan una vida psicológicamente rica incluyen una mayor curiosidad, un pensamiento holístico y una tendencia hacia el liberalismo político.

Los hallazgos del estudio demuestran que, si bien están interrelacionados, la felicidad, el significado y la riqueza psicológica son paradigmas distintos de una vida gratificante. En particular, muchos participantes del estudio en todo el mundo preferían una vida psicológicamente rica, incluso a costa de la felicidad o el significado.

Esto sugiere que las personas con una amplia gama de pasatiempos, siempre deseosas de aprender y explorar, no son olvidadizas ni indecisas. Están perpetuamente agradecidas por el viaje.

Más pasatiempos con la edad reducen el riesgo de demencia

Pensemos en el cerebro como un músculo: cuanto más lo usamos y lo desafiamos, más fuerte y resistente se vuelve. Entonces, si bien dedicarse a pasatiempos es una forma de pasar el tiempo, también podría ser un escudo protector contra algunas formas de demencia.

Un estudio de 2022 publicado en el Journal of Epidemiology siguió a participantes mayores durante un período promedio de 11 años. Durante este tiempo, a 3,095 de los participantes se les diagnosticó demencia incapacitante. Pero aquí es donde las cosas se ponen interesantes: aquellos que informaron tener pasatiempos eran significativamente menos riesgosos.

Para desglosarlo:

  • Las personas con al menos un pasatiempo tuvieron una reducción del riesgo del 18 por ciento en comparación con quienes no lo tenían.
  • Aquellos que practicaban muchos pasatiempos disfrutaron de un beneficio aún más significativo: su riesgo se redujo en un 22 por ciento.

Este efecto protector se observó en personas de mediana edad (40 a 64 años) y adultos mayores (65 a 69 años).

Conclusión

El antiguo debate sobre amplitud versus profundidad encuentra una nueva perspectiva cuando analizamos nuestros pasatiempos. Los diversos intereses no sólo abren el camino hacia una vida psicológicamente rica, un marcador esencial del bienestar general, sino que también actúan como centinelas que protegen nuestra salud cognitiva. Adoptar pasatiempos no es sólo para el espíritu inquieto; es una receta para una mente resiliente y una vida bien vivida.

A version of this article originally appeared in Inglés.

publicidad
Acerca de
Mark Travers Ph.D.

Mark Travers, Ph.D., es un psicólogo estadounidense con títulos de la Universidad de Cornell y la Universidad de Colorado Boulder.

Online:
Awake Therapy
Más de Mark Travers Ph.D.
Más de Psychology Today
Más de Mark Travers Ph.D.
Más de Psychology Today