Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones familiares

La razón por la que padres e hijos adultos no se llevan bien

No hay ruptura ni trauma, pero las cosas todavía no se sienten del todo bien.

Los puntos clave

  • A veces, los padres y los hijos adultos no tienen nada en común y resulta difícil conectarse.
  • Algunas familias siempre se han sentido desconectadas. Otras se distancian cuando los hijos se van de casa.
  • Si bien las intervenciones pueden ayudar a cerrar la brecha, pueden parecer inadecuadas.
Source: Vodafone x Rankin todo mundo conectado/Pexels
Source: Vodafone x Rankin todo mundo conectado/Pexels

Internet está inundado de información sobre padres e hijos adultos que luchan por llevarse bien. Las razones de la disfunción incluyen abuso infantil en el pasado, adicción a las drogas, problemas con los límites y mala comunicación. Pero a veces los padres y los hijos adultos no se llevan bien por una razón mucho más aburrida: no tienen nada en común.

Dificultades para conectar

En algunas familias, a los miembros les encanta la idea de pasar tiempo juntos, pero cuando lo hacen, les cuesta conectarse. No pueden encontrar puntos en común. Quizás el hijo o la hija siempre tuvo intereses diferentes a los de los padres, pero mientras vivían bajo el mismo techo, la logística diaria era suficiente para que todos se sintieran conectados. A veces, un padre o un hijo adopta una nueva religión, forma de vida o pasión más adelante en la vida que se vuelve tan abarcadora que deja poco espacio para otras conversaciones. A veces, padres e hijos difieren en sus creencias, inclinaciones políticas o estatus socioeconómico y encuentran poca superposición en sus realidades. Y así, cuando se reúnen, la familia cae en un silencio incómodo y desconectado.

En algunas familias, un miembro siente cercanía mientras que el otro siente una conexión superficial. He trabajado con hijos adultos que me han dicho que hacen los movimientos necesarios para tratar de conectarse con sus padres, pero la conversación no les resulta significativa y permanece en el nivel superficial. Los padres también pueden descubrir que cuando involucran a sus hijos en sus intereses, ese hijo siente cercanía, mientras que ellos se aburren o molestan por la discusión en cuestión.

Acortando la brecha

Las familias pueden intentar cerrar la brecha si todos se sienten motivados para hacerlo. Los miembros de la familia pueden devanarse los sesos buscando cosas de qué hablar o entusiasmarse juntos, como iniciar un club de lectura o tener un club para ver películas. Pueden proponerse como objetivo visitar todos los restaurantes franceses o heladerías de su ciudad. Los miembros de la familia pueden esforzarse más para mostrar curiosidad sobre los mundos de los demás y desarrollar interés en los intereses de sus hijos o padres. Para algunas familias, estos esfuerzos crean un sentimiento de cercanía genuina. Para otros, se siente como una bandita para una herida profunda y subyacente y solo hace que la superficialidad se sienta más incómoda.

Ante esta forma de desconexión surge una forma sutil de duelo. Con una historia difícil, los miembros de la familia pueden señalar una razón distinta que parezca válida para no estar cerca. Sin embargo, algo tan benigno como no tener nada en común puede parecer una razón insuficiente para estar desconectado. Con más esfuerzo, razonan, pueden crear un vínculo más rico e interesante. Pero la realidad es que, a veces, la cercanía que cada persona imaginaba puede no ser posible, y lo único que queda es interactuar con sus padres y sus hijos en un nivel superficial.

A veces es simplemente difícil

A version of this article originally appeared in Inglés.

publicidad
Acerca de
Sarah Epstein LMFT

Sarah Epstein, es terapeuta matrimonial y familiar en Filadelfia, Pensilvania y autora del libro más vendido en Amazon Love in the Time of Medical School.

Más de Sarah Epstein LMFT
Más de Psychology Today
Más de Sarah Epstein LMFT
Más de Psychology Today