Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Cognición

¿El Covid puede causar "ceguera facial"?

Un estudio de caso recienteme sugiere efectos neurológicos sorprendentes.

Los puntos clave

  • Un estudio de caso encontró el advenimiento de la prosopagnosia en una mujer de 28 años después de una infección por Covid.
  • Se ha prestado poca atención a los efectos potenciales de Covid en las habilidades de navegación y el reconocimiento facial.
  • Es importante tener en cuenta algunas limitaciones significativas del estudio de caso.
Lia Koltyrina/Shutterstock
Source: Lia Koltyrina/Shutterstock

¿“Se te da” reconocer rostros? ¿O a veces tienes problemas para diferenciar a los personajes en un programa de televisión, o no reconoces a tus conocidos si están en un contexto diferente al que acostumbras verlos?

La prosopagnosia, también conocida como “ceguera facial”, es el extremo más grave del espectro de esta afección. Las personas con prosopagnosia carecen de la capacidad de reconocer incluso los rostros de las personas más familiares para ellos; en casos extremos, incluso sus propios rostros. Un estudio de caso reciente encontró el advenimiento de la prosopagnosia en una mujer de 28 años después de una infección por Covid, una mujer que no había tenido tales problemas de reconocimiento facial antes. El caso plantea una pregunta preocupante: ¿veremos un aumento de los casos de prosopagnosia con el tiempo, a medida que más personas sufran los efectos del Covid y reconozcan y notifiquen sus síntomas? ¿Qué más podría decirnos sobre los posibles efectos neurológicos de Covid?

Los efectos de covid en el cerebro se han documentado desde el principio de la existencia del virus, y la pérdida del sentido del olfato es un síntoma destacado para muchos. Pero se ha prestado menos atención a los efectos potenciales de Covid en las habilidades de navegación y el reconocimiento facial. Este estudio de caso más reciente, publicado en la revista Cortex, describe la experiencia de una mujer llamada Annie. Pocas semanas después de contraer el Covid en la primavera de 2020, durante las cuales presentó la típica sintomatología respiratoria como fiebre y ataques de tos, notó que “algo andaba mal” en su percepción de los rostros. Esto incluía dificultades para diferenciar a su padre de su tío, y también tener la inquietante sensación de que voces familiares salían de los rostros de personas que, para ella, parecían extraños.

Como retratista a tiempo parcial, Annie claramente poseía habilidades visuales sustanciales y capacidad previa para la percepción facial detallada. Antes de su diagnóstico de covid-19, informó Annie, no tenía conocimiento de deficiencias en esta facultad y, por lo general, podía dibujar una cara sin mirar la foto de referencia durante 15 minutos a la vez. Ahora, sorprendentemente, sentía que percibir las diferencias en los rostros era similar a tratar de decodificar un idioma extranjero.

De hecho, las puntuaciones de Annie en cuatro pruebas diferentes de memoria de identidad facial mostraron déficits significativos y debilitantes. Aunque experimentó niebla mental y mayores dificultades de navegación, su funcionamiento cognitivo general, o sus habilidades de reconocimiento visual de objetos que no eran rostros, se vieron mucho menos afectados.

Es importante tener en cuenta algunas limitaciones del caso de Annie, incluida la idea de que no se descartó definitivamente que haya tenido un derrame cerebral (cuyo riesgo aumenta con la infección por Covid). Además, el diagnóstico de Covid en sí mismo, al principio de la pandemia donde no había pruebas disponibles, fue fuertemente sospechoso pero no definitivamente probado.

Hasta el momento, los casos como el de Annie parecen ser raros, pero esto podría deberse a que las personas no están buscando tratamiento o están agrupando los síntomas de la prosopagnosia en una categoría más amplia de “niebla mental”, una queja muy común para aquellos que sufren de Covid largo. Pero el caso de Annie sugiere que, al menos para algunas personas, una infección por covid podría estar asociada con el desarrollo de un tipo de deterioro cognitivo muy selectivo.

Con hallazgos como estos, y la asociación continua de Covid con posibles efectos neurológicos y psiquiátricos a largo plazo, es crucial realizar más investigaciones. A medida que el mundo intenta superar la sombra de la pandemia, es necesario dedicar más estudios a las condiciones neurológicas específicas que aún podrían estar asociadas con la infección, de modo que podamos construir mejores caminos para ayudar a aquellas personas cuyas vidas parecen haber cambiado para siempre.

A version of this article originally appeared in Inglés.

publicidad
Acerca de
Andrea Bonior Ph.D.

Dra. Andrea Bonior, es psicóloga clínica y oradora en la facultad de la Universidad de Georgetown. Es autora de Detox Your Thoughts: Quit Negative Self-Talk for Good y Discover the Life You've Always Wanted.

Más de Andrea Bonior Ph.D.
Más de Psychology Today
Más de Andrea Bonior Ph.D.
Más de Psychology Today