Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Narcisismo

6 Maneras en las que el abuso narcisista te cambia

La hipervigilancia y estar alerta a las señales son respuestas comunes.

Los puntos clave

  • El abuso narcisista cambia la forma en que los sobrevivientes ven el mundo y las relaciones.
  • Debido a su naturaleza no física, a menudo resulta difícil para los extraños ver lo que está sucediendo.
  • Muchas víctimas se sienten aisladas, agobiadas e incapaces de relacionarse con los demás por sus experiencias.

Una vez que la niebla se disipa tras el abuso narcisista, es posible que sientas más confusión que nunca. Para muchos, puede parecer que el polvo nunca se asienta. En cambio, siempre está ahí, listo para espesarse en cualquier momento. Es posible que tengas días en los que te sientas bien, solo para sufrir insomnio durante tres días seguidos mientras tu mente está atrapada en hipervigilancia, preparándose para el próximo acto de represalia.

Source: NickyPe/Pixabay
Experimentar abuso narcisista puede resultar aislante, ya que pocos comprenden realmente la experiencia.
Source: NickyPe/Pixabay

Debido a la naturaleza no física de la situación, a menudo resulta difícil (o incluso imposible) para los extraños ver lo que está sucediendo. Existen pocas estructuras legales para limitar las formas no físicas de violencia doméstica, lo que hace que estas tácticas pasen desapercibidas (y no se detengan) durante mucho más tiempo del que nadie permitiría que perdure la violencia física. El abuso doméstico es más difícil de probar sin tener pruebas físicas o documentadas. Muchas formas de abuso no físico, como el acoso y la calumnia, el acecho u otras formas de represalia, son difíciles de describir e, incluso con órdenes de protección, pueden ser difíciles de detener.

Pasar por esta experiencia es aislante, incluso entre los propios grupos de sobrevivientes de abuso doméstico. Debido a que nuestro abuso fue tan diferente, podemos sentir que estamos tratando de convencer a los demás, e incluso a nosotros mismos, de su validez.

Debido a las experiencias únicas de esta forma de abuso, muchos sobrevivientes informan que han cambiado de esta manera:

  1. Sientes envidia de los demás que están pasando por una ruptura normal. Pasar por una ruptura nunca es divertido. De hecho, casi siempre es doloroso. Pero, con la ausencia de represalias y comportamientos de búsqueda de venganza, uno puede ser más capaz de curarse del dolor emocional de una manera saludable. Olvidas que es posible tener una separación amistosa. Recuerdo que cuando pasé por mi experiencia, me sentí agradecida por todas las otras rupturas que he tenido y que, en retrospectiva, parecían bastante normales. Fue recordar esa normalidad lo que me ayudó a superar algunos de los momentos más oscuros, un recordatorio siempre presente de que lo que estaba experimentando no era una ruptura “normal”.
  2. Te vuelves sensible a otras personas que abusan de palabras como “narcisismo” y “abuso narcisista” para describir desacuerdos leves o conflictos de personalidad. Aquellos que han pasado por la horrible y adormecedora tortura del abuso narcisista nunca confundirán una personalidad difícil o un desacuerdo con otra persona con abuso narcisista. El uso excesivo de esta palabra para describir conflictos cotidianos puede parecer que minimiza las verdaderas experiencias de quienes los vivieron.
  3. Es posible que tardes más en sanar. Estar constantemente en lucha o huida, listas para el próximo acto de represalia, impide que las personas puedan recuperarse eficazmente de una ruptura. Pueden pasar años hasta que sanes por completo, y eso está bien.
  4. Deseas que la mayor parte del abuso hubiera sido físico, sólo para tener alguna “prueba” de ello. Esto se repite entre muchos sobrevivientes, pero pocos lo compartirán abiertamente debido al estigma contra este tipo de declaraciones. De hecho, cada vez que hablo de este hecho durante los entrenamientos o en mis escritos, casi siempre recibo algún tipo de rechazo de personas que quieren “recordarme” que el abuso físico siempre es peor. Mi objetivo nunca es cuantificar ningún tipo de violencia doméstica o actos abusivos, ya que todo abuso es malo. Pero aquellos que sufrieron abuso psicológico tienen el obstáculo adicional del gaslighting social y personal que puede empeorar aún más la situación. Muchos de mis pacientes dirán cosas como: “Me gustaría poder mostrar simplemente una imagen de un hematoma o una marca en lugar de tener que explicar las locuras y deformaciones que me están haciendo”.
  5. Aprendes a ser muy consciente de las señales de alerta del narcisismo, como la falta de empatía. Cuando buscas una nueva pareja, o incluso cuando conoces gente socialmente, es posible que seas mucho más consciente de los rasgos de personalidad que te parecen incómodos. Esto podría deberse a que hay algo en estos reasgos que te resulta familiar y, por lo tanto, debe evitarse. Esto no significa que todas las personas con las que no te relacionas sean narcisistas; esto es muy poco probable. Pero sí significa que estás aprendiendo a confiar más en tu instinto para protegerte.
  6. Tienes estándares más altos para ti mismo. Quizás sea menos probable que ignores las señales de alerta. O tal vez estés menos dispuesto a tolerar cosas como la mentira y la evasión. De manera similar, puedes realizar cambios o decisiones para protegerte mejor a ti y a tu futuro. Por ejemplo, muchos de mis pacientes que han experimentado abusos en litigios posteriores a la separación tienen más probabilidades de firmar un acuerdo prenupcial para su próxima relación o matrimonio porque no quieren volver a pasar por eso. Todas estas cosas están bien y son parte normal del proceso de curación.

A version of this article originally appeared in Inglés.

publicidad
Acerca de
Kaytee Gillis, LCSW-BACS

Kaytee Gillis, Trabajadora Social Clínica Acreditada-Supervisora Clínica Acreditada, es psicoterapeuta y autora de Invisible Bruises: How a Better Understanding of the Patterns of Domestic Violence Can Help Survivors Navigate the Legal System.

Más de Kaytee Gillis, LCSW-BACS
Más de Psychology Today
Más de Kaytee Gillis, LCSW-BACS
Más de Psychology Today