Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Crianza

1 Manera segura de mejorar tu relación con tus hijos adultos

Un registro detallado les muestra que te importan.

Los puntos clave

  • Las relaciones entre los hijos adultos y los padres pueden beneficiarse de una auditoría honesta.
  • Hacer un análisis general de la salud de la relación puede abrir la discusión.
  • Auditar la relación muestra a los hijos adultos que los padres están dispuestos a discutir temas difíciles.

Gran parte de mi día lo paso ayudando a padres e hijos adultos a navegar por las aguas, a veces peligrosas, de las relaciones entre sí. Si bien hay muchas intervenciones que hago con las familias con las que trabajo, esta es una de mis favoritas.

La auditoría de relación

Esto puede parecer obvio, pero ten paciencia: si eres un padre o madre cuya relación con un hijo o hija adultos está sufriendo, haz una auditoría de la relación. Básicamente, tengan una conversación honesta sobre cómo se siente la relación para cada uno de ustedes. Puede incluir preguntas como:

  1. ¿Cómo te parece nuestra relación?
  2. ¿Qué es lo que más disfrutas hacer conmigo?
  3. ¿Cuáles son las partes que menos te gustan de nuestra relación?
  4. ¿Cómo prefieres que charlemos y nos pongamos al día?
  5. ¿Cómo se sienten nuestras conversaciones?
  6. ¿Sientes que te apoyo?
  7. ¿Hay algo que desearías que supiera?

Uns revisió le abre la puerta a los hijos adultos para ofrecer comentarios sobre qué partes de la relación se sienten bien y cuáles no. Acércate abiertamente y con sincera curiosidad. Si no puedes manejar la retroalimentación directa o sabes que te pondrás a la defensiva, es posible que todavía no sea momento de hacerlo. Mejorar cualquier relación significa hacerte cargo de los problemas a los que contribuyes. Y si la relación se ha sentido distante o amarga, es posible que haya áreas en las que debas cambiar tu comportamiento o estilo de comunicación.

Este tipo de auditoría también indica que quieres una relación que funcione para ambos. En algunas familias, los padres dictan cómo debe ser su relación con sus hijos adultos y la hacen cumplir mediante un sentido de obligación. Explican sus expectativas a sus hijos sin siquiera preguntarles qué quieren de la relación. En cambio, una auditoría como esta indica un deseo de conocer las necesidades de los hijos dentro de la relación y de comprometerse con un vínculo que funcione para ambos.

Una auditoría de relaciones puede sacar a la luz ideas importantes. Los padres pueden sentirse gratificados al saber que a sus hijos les encanta pasar tiempo con ellos. Los padres y los hijos pueden descubrir que ambos prefieren pasar tiempo juntos en los mismos entornos (como un partido de béisbol o salir a cenar), abriendo la posibilidad de buscar en conjunto dónde quieren compartir el tiempo. La auditoría también puede descubrir puntos débiles. En ocasiones, los hijos pueden sentir que se les está juzgando o qu eno se les escucha o apoya. Esta retroalimentación ofrece la oportunidad de cambiar y encontrar nuevas formas de interactuar. Para obtener mejores resultados, siempre puedes pedir más claridad. ¿Cómo se vería la solidaridad? ¿Cómo se sentiría la cercanía?

El beneficio oculto

La auditoría en sí misma también crea una mayor seguridad en las relaciones porque este control indica una voluntad de entablar relaciones potencialmente difíciles. Le dices a tus hijos: "Quiero saber cómo te sientes, puedo asumir mi parte en las cosas y tengo fe en que podemos solucionarlas". De esta manera, realizar una auditoría de la relación se convierte en el primero de muchos pasos para fortalecer esta importante relación y navegar más fácilmente por sus inevitables altibajos.

A version of this article originally appeared in Inglés.

publicidad
Acerca de
Sarah Epstein LMFT

Sarah Epstein, es terapeuta matrimonial y familiar en Filadelfia, Pensilvania y autora del libro más vendido en Amazon Love in the Time of Medical School.

Más de Sarah Epstein LMFT
Más de Psychology Today
Más de Sarah Epstein LMFT
Más de Psychology Today